Destino Machu Picchu: El camino sagrado de los Incas.

Hola worldcitizens!

He estado ausente unos meses en los que no he podido publicar con tanta asiduidad y lo que he escrito ha sido mayormente en mi Instagram y Facebook del blog. Pues veréis, recientemente me he mudado a Bélgica, país del cual espero haceros un post muy pronto. Aunque por el momento voy a continuar escribiendo sobre destinos algo más exóticos.

Hoy he escogido hablaros de Machu Picchu por ser uno de los lugares más especiales en los que he estado. Pensar en Perú hace que mi mente se traslade en el tiempo al 2018. Por aquel entonces llevaba recorridos 76 países, mi energía de cargar una mochila sobre mi espalda en situaciones de lo más precarias seguía intacta y ni de lejos imaginaba todo lo que viviría en los años venideros. En solo dos años, di la vuelta al mundo, cumplí mi sueño de bañarme en las playas de Hawaii, perderme en las selvas de Colombia, hacer surf en Costa Rica, salir de fiesta en Las Vegas, recorrer California o ir al Gran Cañón. Me mudé a Australia donde viví todo tipo de situaciones y aprendí a ser una todo terreno. Recorrí la tierra media en caravana, regresé al sudeste asíatico varias veces y visité a mi familia y amigos en Europa tres veces. Regresé a España, me mudé a Bélgica para cumplir mi sueño laboral y en medio de todo esto, ¡zasca! una pandemia mundial. Lo cierto, es que nadie se imaginaba que una pandemia paralizaría al mundo entero y que viviríamos una situación tan surrealista como ésta digna de una película de Hollywood .

Como de costumbre tiendo a irme por las ramas y ocupar en mis post mas espacio del que planeo previamente. Como os conté en mis primeras publicaciones,  quiero mostraros el mundo a través de mis ojos. Desde mi perspectiva totalmente subjetiva, con lo bueno, lo malo y lo regular. Cómo he vivido yo todas estas experiencias, lo que me han aportado y lo que me han cambiado. Así, si algún días os animáis a vivir este tipo de aventuras podáis contrastar y sacar vuestras propias conclusiones.

Si os gustan los destinos con buena gastronomía, biodiversidad, aventura, espirituralidad, naturaleza y mucha historia, sin duda alguna, vuestro destino es Perú. Cuenta con una de las gastronomías más variadas y exquisitas del mundo con casi 500 platos típicos. Sus contrastes son impresionantes. De la Amazonía, al desierto, de las altas cumbres de los Andes al Pacífico, pasando por los valles y altiplanos, Perú, te enamora casi al instante. Para los amantes de la historia, sus leyendas y enigmas a lo largo de los siglos me parecen otro buen motivo para visitar este alucinante país. Mi favorito, sin entrar en demasiados detalles, son las líneas de Nazca. Un gran enigma arqueológico cuyos geoglifos trazados en el suelo del desierto homónimo en los años 200 a.C y 600 d.C. son figuras geométricas (humanas y de animales) que ocupan una superficie de 450 km2 y tan solo son visibles desde el aire. Por supuesto, Perú es un país muy preparado para el turismo y podréis avistar esta maravilla histórica desde el aire, en alguna de las avionetas que ofrecen paseos de entre 30 a 90 minutos por un precio más que razonable.

IMG_3491

Pero sin ningún lugar a dudas, por lo que es más famoso Perú, es por alvergar al opulento Machu Picchu (que significa en quechua monte viejo). La antigua ciudadela inca, descubierta por Hiram Bingham en 1911 y declarada Patrimonio de la Humanidad en 1938, está considerada una de las diez maravillas del mundo moderno. Está ubicada a 2430 metros sobre el nivel del mar en la cordillera oriental al sur de Perú. Concretamenta en la región de Cusco en la provincia de Urubamba.

Me  invade la nostalgia al recordar ese día en que Vinerson (nuestro guía en el camino inca) apareció en nuestro albergue para despedirse. Llevaba en sus manos un par de libros. Uno de ellos titulado “La Ciudad perdida de los incas” de Hiram Bingham, me lo había dedicado y me lo entregó con orgullo como si de un pequeño tesoro se tratase. Y así era, me entregó su historia que junto con todas las que ya me había contado a lo largo de la semana que pasamos juntos andando hacia el Machu Picchu, me habían teletrasportado a un mundo antiguo, a un pasado lejano de leyendas y aventuras en las que por unos días, yo fui la protagonista.

Recuerdo el día en que llegué a Cusco. Nada más salir del aeropuerto un grupo de personas cantaban canciones típicas al son de una preciosa música andina. Decidí coger un bus público hacia el centro de Cusco para integrarme lo máximo posible con los locales. Para mi sorpresa, descubrí que el transporte público lo denominan como a personajes de ficción. Así, existe un servicio de transporte denominado Batman, otro llamado correcaminos u otro llamado como el antiguo emperador inca, Pachacutec.

El centro histórico de Cusco tiene siete calles cuyos nombres comienzan con el número siete. Según diversos historiadores, este número, como en diversas culturas es una cifra metafísica e inexplicable en la cultura andina. La ciudad de Cusco tiene además forma de puma, que según la cosmovisión inca, significaba la fuerza, la sabiduría y la naturaleza. Además, simboliza el mundo de los vivos (Kay Pacha en quechua). Os recomiendo disfrutar de unos días en Cusco para conocerlo tranquilamente y sobre todo aclimatarse a la altura. Personalmente, los primeros días sufrí de un tremendo mal de altura. No afecta a todo el mundo pero si sois de los menos afortunados como yo, os recomiendo unas sencillas pautas. No comer mucho, evitar alimentos salados, no beber alcohol, mascar hoja de coca y/o beber té de coca. No os asustéis. Los locales mascan las hojas de coca y las encontraréis por todas partes. Posiblemente os las darán en vuestro propio hotel o albergue. Para combatir el mal de altura o también llamado soroche podéis encontrar pastillas de acetazolamida. Es un diurético que se suele utilizar para reducir los síntomas del mal de altura. Por mi propia experiencia, no os lo recomiendo, en mi caso me daban calambres en las piernas y no era capaz de dormir. En cualquier caso, no os durará más de un par de días.

No dejéis de perderos por sus calles, visitar el mercado y fijaros en cada detalle. Por ejemplo, vereis multitud de banderas del orgullo gay. Resulta que en 1973, una emisora radial propuso un estandarte como bandera simbólica del extinguido imperio de los incas que casualmente tiene los colores parecidos a la del orgullo gay. Me pareció algo curioso.

Pero sin duda, algo que me encantó de Cusco fue la comida. No os podéis marchar sin daros un buen homenaje en el restaurante Limo, en el cuál además, disfrutaréis de unas envidiables vistas a la plaza de armas.

Una vez estéis familiarizados con Cusco y aclimatados a la altura es hora de emprender el gran camino: el camino Inca. Os recomiendo reservarlo con varios meses de anticipación pues es muy turístico y si no os quedaréis sin la posibilidad de hacerlo. De todos modos encontraréis opciones para todos los gustos. Podréis ir en tren o andando, hacer un camino de pocos días o de muchos, juntarlo con actividades de aventura como Rafting, tirolina y bici de montaña o simplemente hacer senderismo de la forma más espiritural que os podáis imaginar. Yo elegí la opción de ir andando con una combinación de aventura. Los que me conocéis y los que me vais conociendo, bien sabéis lo que me gustan las emociones fuertes y vivir aventuras insólitas. La empresa con la que realicé todo y la que recomiendo cien por cien se llama “todo vertical” (www.todoverticalcusco.com) y podéis escribirles a: info@todoverticalcusco.com.

IMG_3492

La travesía hasta el Machu Picchu resultó ser una de las mejores experiencias de toda mi vida. Ruidosas bandas sonoras de insectos y aves (existen en Perú 1830 especies diferentes de aves) que amenizaban nuestro camino. Lo que me recuerda recomendaros que llevéis bastante repelente de insectos y ropa clara de algodón o lino que os cubra los brazos y las piernas para evitar los picotazos. En mi caso, realicé el Jungle trail repleta de deportes de aventura (en bicicleta de montaña, tirolinas y haciendo rafting) cuyo recorrido fue el siguiente: Cusco a Santa María, de Santa María a Santa Teresa, de Santa Teresa a hidroeléctrica y de hidroeléctrica a aguas calientes, mi última parada antes de alcanzar el Machu Picchu. La opción del inka trail difiere un poco de ésta, os alojaréis en tiendas de campaña y serán 43 km de recorrido, pero los paisajes merecerán el esfuerzo. Otras opciones populares son: el camino de Huchuy Qosqo, el camino de Lares y el camino de Salkantay.

IMG_3482

La noche antes de ascender hasta el Machu Picchu mis pies llenos de ampollas me pedían un merecido descanso. Las opciones eran subir antes del amanecer alrededor de las 4 la madrugada hasta la entrada del Machu Picchu en bus o hacer la caminata a pie en la oscuridad por una empinada y abrupta escalera durante más de una hora. ¿Qué opción escogí? La más complicada por supuesto. De hacerlo, se hace bien. Existen dos turnos de 6 a 12 y de 12 a 16 horas. Tenedlo en cuenta si queréis subir a Huayna Picchu. Podéis subir también al Machu Picchu montaña del mismo nombre que el recinto y el más alto (3061 metros de altura). Yo lo subí y os puedo garantizar que aunque costó un poco, la recompensa de las vistas fue espectacular.

IMG_3494

Pasear por Machu Picchu es sencillamente mágico hasta el punto que invita a la reflexión. La mística neblina al amanecer, las llamas correateando a su libre albedrío y las rocas colocadas con una inverosimilutud casi pasmosa. Como si fueran traídas por arte de magia de otra época, de otro mundo. En la zona vieja podréis ver las viviendas llamadas Urin. El templo del Cóndor se erige en perfecto estado mientras avanzamos a la zona agrícola. Seguimos hacia la llamada zona sagrada (el barrio Hanan) donde se encuentra la plaza sagrada que alberga el templo de las tres ventanas y el templo principal, hasta llegar al punto más álgido donde encontraremos la roca de Intihuatana, una piedra sagrada que marcaba diferentes puntos cardinales. Como recomendación, llevaros vuestro pasaporte, es posible estamparlo con un sello del Machu Picchu e inmortalizar vuestro recuerdo.

Podría extenderme más y daros multitud de datos técnicos pero Machu Picchu es un lugar que requiere ser visitado para entenderlo con los cinco sentidos. Yo siempre lo guardaré en mi memoria como un viaje muy especial. Por aquel entonces el padre de mi mejor amigo acababa de fallecer. Este lugar había sido un sueño que no pudo cumplir. Mi amigo y yo decidimos llevarlo a cabo por él y de alguna manera hacer esta peregrinación en su honor. Fue duro en muchos sentidos pero de alguna manera sentimos que no caminábamos solos, que esos días ayudaron a curar un poco las heridas y hacernos fuertes.

En cuanto a vosotros, ¿alguna vez le habéis dedicado un viaje a una persona querida? ¿algun lugar os recuerda a alguna persona en particular? ¿tenéis alguna promesa pendiente? al final, los lugares los hacen las personas y somos nosotros quienes los cubrimos de magia y significado.

Ahora nos toca soñar con nuestros próximos destinos desde el sofá de nuestras casas pero aun así, es otra manera de viajar.

Hasta pronto ciudadanos del mundo. No dejéis de viajar. No dejéis de soñar.

IMG_3493

3 Comments

  1. Gracias Worldcitizen pues me ha encantado tu artículo….me he emocionado mucho y me has transmitido por ese breve instante de la lectura el haberme transportado allí, a esa Vieja Montaña y a ese camino por el que los Incas caminaron.Gracias por conseguir que también viaje aunque en este caso sea transportándome allí…
    Precioso!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s