Todo viaje, por largo que sea, empieza por un solo paso.

Querid@s Worldcitizens:

Retomo el blog con una entrada introspectiva de lo que han sido estos últimos cuatro años de inmuerables viajes alrededor del mundo. Esperaba ir al día y escribiros semana a semana mis aventuras pero lo cierto es que preferí escribir todo en cuadernos a puño y letra. Con un poco de retraso os iré contando todas esas aventuras semana a semana y algunas nuevas que espero crear en esta nueva etapa de mi vida.

IMG_5353
Farm & Co Kingscliff, New South Wales, Australia

Con la mirada perdida y la cabeza empañada por un sinuoso vapor de ideas, decidí marcharme, nuevamente. Esta vez con la certera idea de regresar para retomar mi vida donde la dejé hace más de 4 años. Casi un lustro ha pasado desde que decidí dejarlo todo para perderme.

Así, con la sonrisa guardada en el bolsillo y ancianas ganas de comerme el mundo, me preparé para volar de regreso a casa. Unos 17000 km de distancia desde mi querida Gold Coast en Australia hasta mi añorada tierra gallega en España.

Llené todos mis diarios de viajes con historias, mis historias. Lo impregné de pensamientos, emociones y desvaríos. Algunos cuerdos, otros locos, otros tristes y muchos vibrantes, emocionantes y alegres. Lo llené de vida. De una vida de aventuras, de búsqueda y de aprendizaje que hoy quiero empezar a compartir con vosotr@s.

Compartirlo para quien tenga sed de experiencias, de aventura. Para almas errantes que buscan su camino, que no saben muy bien a dónde ir. El mundo, nuestro mundo, está lleno de infinitas posibilidades. Hacer que cada una de esas posibilidades merezcan la pena, esta al alcance únicamente de nosotros mismos.

Tengo que confesar que no siempre fui una amante de viajar, ni de descubrir culturas. Aprendí a serlo viajando. Como una droga con la que empiezas a tontear y terminas adicto. Sutilmente, poco a poco me enganché y los viajes se convirtieron en mi modo de vida. Una búsqueda hacia algo incongruente, una terapia deliciosa intentando encontrar mi camino y lo más importante, a mi misma.

Viajé de todas las maneras imaginables y no siempre fue cómodo ni agradable. Salir de la zona de confort en solitario no es fácil. Para mi, la contradicción se desata cuando echo la vista atrás y me veo con los nervios, la emoción y la adrenalina del momento de emprender la aventura y al mismo tiempo ese miedo a lo desconocido, a lo que puede ocurrirte y a todo lo que dejas atrás.

Por momentos pensé que nunca podría parar, que viviría cual nómoda de un lugar a otro para siempre. Os diré que después de mucho viajar, durante semanas, meses y años, quiero seguir viajando pero de una manera muy distinta. Ya no necesito vivir con una mochila en la espalda esperando que la próxima aventura libere más adrenalina en mi cuerpo que la anterior.

Encontrarme a mi misma ha sido un camino tedioso, realmente jodido, pero no me arrepiento ni de un solo minuto. Cada viaje me ha cambiado la vida, la forma de verla y de vivirla y no puedo estar más orgullosa de ello. Viajar me ha dado una riqueza inmaterial que permanecerá conmigo allá donde vaya.

¿Os animáis a saber más? ¡Vamos a darle la vuelta al mundo! 🙂

 

“Lo esencial es invisible a los ojos” – El principito, Antoine de Saint- Exupéry

“Solo hay una parte del universo de la que sabrás con certeza que puede ser mejorada, y esa parte eres tu”.- Aldous Huxley

IMG_2554
Matamata, Nueva Zelanda

2 Comments

  1. Muchas gracias por compartir tus reflexiones Worldcitizen. Me he sentido muy identificado con varios de tus comentarios, como tú y como muchos otros antes y después, un día cogí la puerta de casa y no miré atrás. Supongo que cada uno con sus razones, con su combustible personal, estrellas errantes, restless souls que dirían los anglos. Tras años de viajes, donde lo importante era no quedarse quieto demasiado tiempo e intentar satisfacer la inagotable hambre de conocimiento, de nuevas experiencias, el fuego interior se calmó y sin saber exactamente porque, sentí que necesitaba un hogar algo más permanente. Los años han ido pasando, sigo viajando, pero de otra forma más sosegada, ya no noto esa casi enfermiza ansia. Viajo para ver y oler lo que nunca antes he visto u olido, para oír y sentir lo que nunca antes he oído o sentido. Porque sinceramente creo que viajar te hace mejor persona, y eso, para mi, es lo más importante en la vida. Muchas gracias otra vez Worldcitizen por ser valiente, por mostrarte a través de la palabra a los demás, por compartir que es vivir. Nos vemos pronto en tu próxima aventura o en la mía.
    Pura vida

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias a ti por tus palabras Planetaeduar7. Me alegro que mis palabras puedan trasmitir sensaciones compartidas y momentos fugaces pero que permanecerán por siempre. Creo que no has podido definir mejor lo que busco cuando viajo. Oler, oir y sentir lo que no hemos olido, oido y sentido antes. Definitivamente, creo que viajar como tu dices, te hace mejor persona por que forzosamente te obliga a empatizar, a dejar tus prejuicios y egoismos atrás y ver el mundo desde una perspectiva disitinta.
      Gracias nuevamente por tus lindas palabras y por tu maravilloso blog que me hace transportarme a sitios increíbles cada vez que lo leo. Nos vemos pronto Worldcitizen! 🙂

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s