El arte de la procrastinación. “Aspice, Respice, Prospice”

Hoy he decidido retomar mi blog y es que no era consciente de todos los meses que llevaba sin escribir. Concretamente ¡medio año!, sí, sí, han pasado seis meses. Vivimos tan absortos en nuestras vidas, nuestros trabajos que a veces nos dejamos llevar de tal manera que entramos en un círculo del dejarse llevar. A veces olvidamos nuestras motivaciones, nuestros hobbies, incluso llamar a nuestros amigos con más frecuencia. Nuestros verdaderos propósitos quedan olividados con el tiempo. Nos preguntamos por qué nos sentimos a veces deprimidos añorando tiempos que quedaron en el pasado, sin disfrutar el presente y tremendamente preocupados por el futuro. Escribo esto por que me ha pasado. No creo ser la primera ni la útima persona que ha llegado a pensar que esta perdid@, que no se siente motivad@ o que se siente atrapad@ en una vida agridulce o plana. Os diré que esta situación la he experimentado varas veces a lo largo de mi vida aunque por cortos periodos ya que siempre decidí poner solución al momento. Para mí fue salir de la zona de confort, tomar riesgos, empezar por pequeños cambios que se convirtieron paulatinamente en grandes y que me llevaron con éxito hacia dónde quería o me ayudaron a encontrar mi camino cuando no sabía ni cuál era.

Recuerdo el día en que publiqué mi último post sobre Colombia. Me encontraba en Costa Rica. Un país del que espero hablaros próximamente y que recomiendo visitar a todo el mundo.

En este año de mi vida he recorrido Perú, Costa Rica, sitios tan increíbles de Estados Unidos como Las Vegas, Los Ángeles, San Francisco o Hawai; y también por fin, Australia. En este inmenso país de contrastes es desde donde precisamente me encuentro escribiendo ahora.

Lo cierto es que no quise posponer tanto mi escritura pero realmente el tiempo ha pasado demasiado rápido. Como explicación os diré una estrofa de una poesía que siempre me recita mi abuelo en su gracioso oxidado francés: “Qui  done va le plus vite? Este-ce le fleure, este-ce le vent? Este-ce l´étoile qui gravite? Non, ce qui passe le plus vite, enfant, ce sont les jours heureux” (¿Qué va más de prisa?, ¿es el río, es el viento? ¿Es la estrella que gravita? No, lo que pasa más de prisa niña, son los días de felicidad).

Y hablando de felicidad, de encontrarse a uno mismo, de conocerse… ¿Qué os hace felices? ¿Creéis que os conocéis de verdad?

En cuanto a mí… continuo conociéndome día a día y sobre lo que me hace feliz… la lista es infinita pero cada cosa en ella si me pongo a pensar, tiene como común denominador pequeñas cosas de las que a veces no reparamos, aquellos pequeños momentos que podemos tener cada día sin necesidad de irnos al otro extremo del mundo o sin gastarnos un dineral. Eso sí, puesto que me encuentro en las antípodas para muchos de mis conocidos y seres queridos que mejor que volver a retomar el blog (y os adelanto mi próximo post) que hablaros sobre este fabuloso país del tamaño de un continente, Australia.

byron blogggg
Byron Bay, New South Wales, Australia

“… Aunque nada pueda hacer
volver la hora del esplendor en la hierba,
de la gloria en las flores,
no debemos afligirnos
porqué la belleza permanecerá siempre en el recuerdo…”

-William Wordsworth-


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s